Nueva iniciativa de reforma constitucional para adelantar las elecciones generales para el 2023

Así debes de llenar los planillones

El pasado 25 de abril del 2022, el ciudadano Michael Alonso Tineo Mendoza, oficializó la compra de un kit electoral para tramitar una iniciativa de reforma constitucional con los siguientes objetivos:

  1. Modificar el artículo 112° de la Constitución Política para que se impida postular a los vicepresidentes electos al cargo de presidente hasta que transcurra por lo menos un periodo constitucional, y
  2. Agregar una Disposición Transitoria Especial a la Constitución Política para acortar el periodo del Ejecutivo y Legislativo electos el año pasado hasta el próximo año, adelantando las elecciones generales.

He aqui la fórmula legal y los planillones:

Este kit, signado con el código RC00000019 está enmarcado dentro de los alcances de la Ley N° 26300, Ley de los Derechos de Participación y Control Ciudadanos, y busca desentrampar el enfrentamiento actual entre la Presidencia de la República y el Congreso. Es decir, que se comience de nuevo eligiendo a otras personas.

No es algo que no hayamos vivido antes. Año 2000. Es revelada la trama de corrupción en la compra de congresistas trásfugas para el oficialismo, los famosos vladivideos. El entonces Presidente, Alberto Fujimori Fujimori, intentaba recuperarse de las secuelas políticas de la violencia del reciente episodio de la Marcha de los Cuatro Suyos, cuando, tras un proceso electoral no falto de controversias y denuncias de manipulación,  un importante sector de la población que estaba harta del regimén fujimorista (diez años y entonces otros cinco años), había expresado su rechazo e indignación el día de su asunción de mando. Y a ratos sí parcía que podía lograrlo: las cosas ya parecían calmarse, si no fuera por nuevas protestas y una huelga de transportistas. Y entonces llegó la bomba, llamadas van, llamadas vienen, incluso por allí también de la Embajada de EEUU... ¿Sería posible que ese video y los que venian fueran suficientes para verlo claudicar? Lo fueron. Acaso ante la perspectiva de un conflicto social que multiplicara los anteriores y los que ya estaba teniendo, Fujimori decidió junto con el Congreso acortar los mandatos de ambos y convocar a nuevas elecciones el siguiente año, el 2001, donde él "no iba a participar". Quizás pensaba que aunque sea tendría ese año, pero las denuncias, destapes y protestas continuaron. Su Montesinos se había fugado y acudimos a una pantomima de búsqueda digna de una cinta B de Hollywood. Fujimori no llegaría a hacer la entrega del poder a su sucesor, pues semanas después en medio de un intempestivo viaje al extranjero renunciaría a su cargo, renuncia que no fue aceptada por el Congreso, votando y aprobando en su lugar su vacancia por "incapacidad moral".

Ahora, veintiun años después, con una presidencia transitando entre la mediocridad, la incompetencia y las denuncias de corrupción al más alto nivel, y un Congreso dividido entre dos posiciones irreconciliables sobre la permanencia o no de Pedro Castillo como Primer Mandatario y también ensuciado por su propia mediocridad y lobismos, cada vez en más personas resuena el grito de "QUE SE VAYAN TODOS".

Que se vayan todos... Frase de hastío que siempre surge cuando la gente siente que los que están en el poder no los representan, que los que salieron elegidos no deberían estar allí. Algunos congresistas, tomando nota de lo que resuena en las calles, redes sociales y medios de comunicación, han recapacitado y están apoyando iniciativas similares, pero no será un camino inmediato, pues ni el Presidente ni sus Ministros, ni gran parte de los congresistas están dispuestos a dar un paso al costado. Quieren quedarse.

En este contexto de un Congreso que podría o no aprobar el adelanto de las elecciones para el próximo año, una iniciativa como la de este joven ciudadano, sirve si no para ser efectiva como una reforma constitucional en todos sus efectos planteados (pues igual ha de pasar por la aprobación de dos tercios de los congresistas en dos legislaturas ordinarias, o una vez en mayoría simple para llevarlo a un referéndum) sí para expresar el apoyo de la ciudadanía peruana a la idea en sí (mínimo 75 mil adherentes), idea que, reitero, ya tiene otros dos proyectos en trámite con parte de lo planteado en este.

Queda entonces esta inicativa como una llamada de atención de parte de la ciudadanía ante el accionar lamentable de nuestros representantes políticos de los dos mayores Poderes del Estado. Si quieres colaborar, puedes descargar los modelos compartidos en este posteo, llenar los planillones y esperar por novedades, pues la campaña se estará lanzando estos días de manera oficial.

Comentarios